El corazón de María Manjar

El corazón de María Manjar

Hola! ¿Cómo estás? Espero que esté todo bien en tu semana.

Por mi parte, me pone muy feliz que estés aquí leyendo esto… Aquí te contaré un poco más de qué caracteriza a la cocina de María Manjar.

Mientras estudiaba cocina, empecé a abrir los ojos de lo difícil que es la vida laboral de un cocinero. Con sus horarios demandantes, malos tratos, muchas horas de pie a altas temperaturas, entre otros. Mi yo ingenuo y soñador siempre pensó que se podían hacer mejor las cosas. Y que el día que tuviera mi pastelería (que siempre fue mi meta), uno de mis objetivos iba a ser poder entregar un buen lugar para trabajar a mis colegas pasteleros.

Hoy día puedo decir que lo estoy logrando.

Mi primera meta fue que no se trabajara los feriados. ¿Cuántos días tenemos para realmente compartir con nuestra familia y amigos? ¿Qué tanto más productivo iba a ser tener a las personas trabajando ese día feriado? ¿No será mejor que estén más felices? Y así lo hemos hecho, y nos ha funcionado.

La segunda meta fue tener un horario laboral “de oficina”. Sin turnos cortados, ni nada del estilo. Los primeros años el horario fue de lunes a viernes de 8:30 a 17:00 hrs y los sábados de 9:30 a 14:00 hrs. El año pasado empezamos alternando las semanas con ese horario, y las otras de lunes a viernes de 8:30 a 18:00 hrs., para ver como resultaba. Y lo logramos. Ahora el horario es “de oficina”; de 8:30 a 18:00 hrs., con fines de semana y feriados libres. Si no eres de este rubro lo encontrarás súper lógico, pero lamentablemente en el mundo de los cocineros no es lo común. El mayor desafío de este cambio de horario era que los productos del viernes estuvieran en excelente estado hasta el domingo. Y con pruebas, errores y correcciones, también se logró.

La tercera meta era la más difícil, y es en la que se trabaja día a día, que es tener un buen ambiente laboral. Finalmente, pasas más tiempo del día con las personas que trabajas que con las que vives. Y para mí es fundamental trabajar en un ambiente donde te sientas cómodo, lo pases bien, y se valoren y potencien tus habilidades.

Hace unas semanas hicimos una actividad con el equipo, en donde cada una tenía que decir que es lo que ella aportaba a María Manjar. Y salieron estas lindas conclusiones, que las resumí como características de todo el equipo:




Gracias a esto, fomentamos el respeto entre cada una de nosotras. Todas aportamos cosas diferentes, pero cada cosa es esencial para el buen desempeño de la cocina, y que tú, que estás en tu casa esperando tu torta o pastelitos, disfrutes de esa preparación y sientas el cariño con el que se preparó.

Todas las personas que han pasado por María Manjar han dejado su huella y las seguiremos recordando siempre.


¿Te falta una buena lista de música para mantenerte activo durante el día?

Te recomiendo está que solemos escuchar en la cocina: Música Alegre

¿Quieres ideas para realizar actividades de convivencia con tu equipo? Escríbeme y te cuento que hacemos nosotros.

¿Quieres saber más sobre el real mundo laboral de las cocinas? Escucha este podcast.

Cariños,

Jose

Volver al blog

2 comentarios

Me encanta tu manera de ver las cosas y hacerlas, no es fácil.
Felicitaciones, eres seca, valorar y cuidar a tu gente es demasiado importante y lo mejor es fidelizar.
Un abrazo y sigue en ese camino, te seguirá yendo increíble.

Alejandra Padilla

Me encanta este espíritu! Sigan así!

María

Deja un comentario